El barco preparado de la quilla a la perilla

Desde hace un tiempo, andaba buscando un barco para poder participar en el Gran Prix del Atlántico 2010. El barco en cuestión tenía que reunir unos requisitos básicos.
El más importante, desde mi punto de vista, era que el barco fuera “marinero”; del resto, con más o menos trabajo y con muchísimas ganas, ya me encargaría yo.

VISTO EN SKIPPER